Los 74.000 termómetros de Botnia

La planta de celulosa de Botnia ha completado su tercer semestre de operaciones en Uruguay y el día 10 de agosto la dirección Nacional del Medio Ambiente (DINAMA) dio a conocer el informe en relación a las emisiones, calidad del ambiente y eventos especiales ocurridos en este periodo y del control que se aplica sobre las emisiones gaseosas, los efluentes vertidos al río y los residuos sólidos generados.

De acuerdo al informe presentado por la DINAMA, “El desempeño ambiental de la planta de Botnia continúa cumpliendo con la normativa, autorización y criterios de los Mejores Técnicas Disponibles (BAT)”.

Aunque el informe destaca que la empresa está cumpliendo con las “Mejores Técnicas Disponibles” y establece que las sustancias vertidas están por debajo de los límites permitidos, es importante aclarar qué es lo se está volcando al río y lo que ello puede significar.

En ese sentido, aparte de las emisiones gaseosas, residuos sólidos y efluentes líquidos, la planta ha estado vertiendo al río otras sustancias, entre las que se cuentan las siguientes: Amonio, Nitrato, Clorato, Sustancias fenólicas, Clorofenoles, Acidos resínicos, Esteroles, Arsénico, Mercurio, Cadmio, Cobre, Cromo, Níquel, Plomo, Cinc, Sodio, Hierro, Sulfuro, Cianuro y detergentes, cuyos valores se dieron en miligramos por litro de efluente. Llevadas dichas cantidades a kilos y a modo de ejemplo, durante el período analizado se vertieron al río 2950 kgs de cromo, 74 kgs de mercurio y 885 kgs de plomo. (1)

El tema del mercurio

Dado que en Uruguay se están tomando medidas para limitar el uso del mercurio, interesa detenerse en los 74 kgs de este metal emitidos por Botnia durante el semestre analizado. El mercurio es un elemento básico que se encuentra en la corteza terrestre. Los seres humanos no pueden crearlo o destruirlo. Es una sustancia tóxica y persistente que cuando se libera al ambiente, eventualmente se deposita en el suelo y en el agua. Una vez allí, los microorganismos lo transforman a metil-mercurio, que se bioacumula en las cadenas alimenticias, por lo que representa un riesgo para la salud humana y el medio ambiente. Una vez que ha sido liberado al ambiente, se puede transportar a grandes distancias y a menudo aparece en zonas muy alejadas de donde fue inicialmente liberado.

El mercurio puro es un metal líquido. Se utiliza en varios productos de uso domestico, tales como termómetros, interruptores y lámparas. Se encuentra naturalmente en rocas como el carbón mineral, que cuando es quemado el mercurio pasa al ambiente. Las plantas de energía eléctrica que queman carbón mineral son una fuente muy importante de emisión de mercurio al aire. La incineración de residuos peligrosos, la producción de cloro, la rotura de productos que contienen mercurio, el tratamiento indebido y la inapropiada disposición final de productos y residuos con mercurio también pueden liberar mercurio al ambiente. (2)

A nivel mundial se está trabajando para que el mercurio sea incluida en la lista de sustancias a ser eliminadas en el Convenio de Estocolmo, por ser una sustancia tóxica bioacumulable, persistente y que se biomagnifica.

En conjunto con esto se está llevando a cabo una campaña a nivel regional para la minimización de las fuentes domésticas de mercurio. Este proyecto se enmarca bajo el “Enfoque Estratégico para la Gestión de los Productos Químicos a Nivel Internacional” (SAICM), para la identificación, reducción, recolección y disposición final adecuada de las fuentes domésticas que contienen mercurio, como el termómetro.

Es en ese contexto de preocupación generalizada por el mercurio que deben analizarse los 74 kilos de mercurio emitidos durante casi 6 meses por Botnia. Para comprender la importancia de tales emisiones, vale la pena compararlas con el contenido de mercurio de los termómetros tradicionales, que están siendo sustituidos por otros que no contienen mercurio. Un termómetro contiene alrededor de 0,7 a 1,5 gramos de mercurio. Si tomamos como promedio 1 gramo de mercurio por termómetro, se concluye que, sin salirse de las “Mejores Técnicas Disponibles”, Botnia emitió el equivalente a 74.000 termómetros en solo 6 meses. ¿Quién recolectará el termómetro de Botnia?

(1) “Otra mirada al informe sobre el desempeño ambiental de Botnia”. Grupo Guayubira, Comunicado de prensa, 12 de agosto de 2009
(2) Mercurio en el Hogar (PDF) [Fuente http://www.aamma.org]

RAPAL Uruguay
Agosto 2009