Día Mundial de la Salud Ambiental
26 de setiembre

El ser humano desarrolla su actividad vital, determinada por una dependencia decreciente con las distintas interfaces del medio en el que habita. Así, se establece en forma inmediata una dependencia con el medio atmosférico (aire, neuma) sobrevida de minutos e indirectamente con el acuático (agua en todas sus formas) sobrevida de horas y el suelo, fuente de alimento, protección, sobrevida de días.

Su salud, enfermedad y calidad de vida estará por ello subordinada a su entorno. La OMS, en el informe anual de 2012, especificaba que el 23 % del total de las muertes globales estaban relacionadas con el medio ambiente, unos 12,6 millones de muertes al año. De los cuales 8,2 millones son debidos a enfermedades no transmisibles descriptas sucintamente en:

1. Accidentes cerebro vasculares 2,5 millones
2. Cardiopatía isquémica 2,3 millones
3. Lesiones no intencionales 1,7 millones
4. Cáncer 1,7 millones
5. Enfermedades respiratorias crónicas 1.4 millones
6. Enfermedades diarreicas 846 000 millones
7. Infecciones respiratorias 567 000
8. Afecciones neonatales 270 000 millones
9. Paludismo 259 000 millones
10. Lesiones intencionales 246 000 millones

El medio ambiente influye en nuestra salud a través de la exposición a factores de riesgo en el hogar, el lugar de trabajo y la comunidad que se dan a nivel mundial en la:

Contaminación del aire- en entornos cerrados y al aire libre.
Agua, saneamiento e higiene- deficientes y/o contaminadas.
Agentes químicos y biológicos
• Radiación - ultravioleta e ionizante
• Ruido ambiental
• Riesgos laborales

Prácticas agrícolas - uso de plaguicidas, reutilización de aguas residuales, transgénicos.
Habitat urbanos - viviendas y carreteras.
Cambio climático

En nuestra región, de perfil predominantemente agropecuario y o minero, esencialmente destacan por su peso en la salud de la población el manejo de químicos, agrotóxicos y el agua. ¿Pero es incompatible la producción agropecuaria o la explotación minera con la vida? De ninguna manera, siempre que se realice una gestión sustentable y saludable.

Por todo lo expuesto y existiendo riesgos que pueden comprometer la salud de las poblaciones, creemos fundamental adoptar una visión proactiva. “Junta cadáveres” o el Tribunal de la Haya no deben ser nuestra postal futura. Si bien, en tiempo y forma se han creado acertadamente Organizaciones diversas de Salud Ambiental y Ocupacional en el ámbito de los Ministerios de Salud, ha llegado la hora de potenciar su accionar, dotarlas de mayores recursos y programas, así como instrumentar y profundizar la coordinación interinstitucional. Incorporando fuertemente la Salud Ambiental como una dimensión de proyectos y presupuestos del Estado.

Dr. Damaso Tor

Presidente de la Sociedad de Ecología Médica y Social

Setiembre 2018