Corte ordena prohibir pesticida vinculado a daño cerebral en infantes

Clorpirifós debe ser prohibido en 60 días

Seattle, WA —

La Agencia de Protección Ambiental debe prohibir un plaguicida ampliamente utilizado en el país, mismo que ha sido vinculado con el daño cerebral en los niños y enfermedades en trabajadores agrícolas, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó hoy. La corte de apelaciones ordenó a EPA finalizar su propuesta de prohibición de clorpirifós basándose en hallazgos indiscutibles de que el pesticida no es seguro para la salud pública y particularmente dañino para los niños y los trabajadores del campo.

“La Corte terminó con las acciones vergonzosas de la EPA que han expuesto a niños y trabajadores agrícolas a este veneno durante décadas”, dijo la abogada de Earthjustice Marisa Ordonia. “Finalmente, nuestros campos, frutas y verduras serán libres de clorpirifós”.

El clorpirifós es un agente nervioso que puede dañar el cerebro en desarrollo. La exposición prenatal y de temprana edad está relacionada con un menor peso al nacer, menos coeficiente intelectual, trastornos de atención y retraso en el desarrollo motor. También es sumamente tóxico para los trabajadores agrícolas, enfermando rutinariamente y enviándolos al hospital.

El clorpirifós fue desarrollado por primera vez por los nazis para la guerra, pero luego fue reutilizado para la agricultura. Se usa ampliamente en manzanas, naranjas, brócoli y docenas de otros cultivos. Se ha prohibido su uso en el hogar durante aproximadamente dos décadas, ya que es demasiado tóxico para los niños.

El fallo del tribunal detalla la demora prolongada e ilegal de la EPA en actuar para prohibir el clorpirifós, incluso después de que la ciencia mostrara claramente el daño y los riesgos para la salud de los niños. El tribunal explicó que ya era suficiente: “Si los mandatos estatutarios del Congreso significan algo, ha llegado el momento de poner fin a esta evasión de patentes”.

El fallo judicial se produce más de un año después de que el ex jefe de la EPA, Scott Pruitt, revirtiera la propuesta de la EPA de prohibir este pesticida. Esa decisión se produjo semanas después de que Pruitt se reuniera con el jefe de Dow Chemical, que es el mayor fabricante de clorpirifós y lo vende bajo el nombre de Lorsban. Pruitt luego afirmó falsamente que la ciencia está “sin resolver” y decidió que la EPA estudiaría el tema hasta el 2022.

Hace una década, Earthjustice y aliados iniciaron acciones legales para proteger a los niños, los trabajadores agrícolas y las comunidades rurales del clorpirifós. Si bien las familias en todo el país corren el riesgo de una exposición peligrosa a través de la comida, los trabajadores agrícolas y los niños que viven en comunidades rurales latinas enfrentan un riesgo desproporcionado. El clorpirifós no es seguro para los trabajadores agrícolas, incluso con el equipo de protección más protector. Además, sus hijos corren el riesgo de estar expuestos en el hogar, ya que los químicos pueden permanecer en la ropa de trabajo. Además, cualquier persona que viva a sotavento de las granjas se expone a la exposición cuando el viento lleva el rocío tóxico a las escuelas y hogares.

“Estamos encantados con la decisión de la corte ya que pone fin a las acciones irresponsables de la EPA”, dijo Sindy Benavides, directora ejecutiva de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos. “Durante años, corporaciones como Dow pudieron secuestrar a nuestro gobierno para poner las ganancias antes que las personas. Pero hoy el tribunal se puso de parte de la razón. Los niños y los trabajadores agrícolas tienen derecho a vivir y trabajar sin riesgo de envenenamiento”.

“Aplaudimos el fallo judicial. El clorpirifós afecta a todos los que entran en contacto con este químico tóxico, permitir el uso de este químico tóxico no solo es irresponsable, es un delito”, dijo Héctor Sánchez Barba, director ejecutivo del Consejo Sindical para el Avance del Trabajador Latinoamericano. “Nuestros campos agrícolas deberían ser una fuente de vida, no de enfermedad, y continuaremos presionando por un ambiente seguro para nuestros trabajadores agrícolas de toda la nación”.

“Este fallo judicial es un gran paso en la dirección correcta. La evidencia científica es clara. El clorpirifós es tóxico para los trabajadores agrícolas y está relacionado con los problemas del neurodesarrollo en los niños”, dijo la Dra. Elena Ríos, presidenta de la Asociación Médica Nacional Hispana. “Debemos tener una prohibición de clorpirifós”.

“Esta decisión confirma lo que EPA y los científicos han dicho durante años. El clorpirifós debe eliminarse de nuestras frutas y verduras por el bien de nuestros hijos y trabajadores agrícolas", dijo Ramón Ramírez, presidente de Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste. “Esperamos con interés ver una prohibición pronto”.

“Aplaudimos esta decisión de la Corte del Noveno Circuito que valida la regla de 2016 de la EPA para prohibir todos los usos alimentarios de este pesticida neurotóxico”, dijo Jeannie Economos de la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Florida. “El clorpirifós es una gran amenaza para la salud de los niños trabajadores agrícolas. Las familias que viven en comunidades rurales pueden respirar mejor, sabiendo que pronto ya no tendrán que estar expuestas a esta dañina sustancia química agrícola, que debería haber sido prohibida hace más de una década”.

“La EPA ha puesto a las mujeres y hombres que cosechan los alimentos que comemos todos los días en peligro durante demasiado tiempo al permitir el uso de esta peligrosa neurotoxina”, dijo Erik Nicholson, vicepresidente nacional de United Farm Workers of America. “Felicitamos a la corte por hacer lo que EPA debería haber hecho hace años. Las personas que nos alimentan merecen un lugar de trabajo seguro y saludable”.

“Estamos complacidos con la decisión de la corte de avanzar en este caso”, dijo Virginia Ruiz, directora de salud ocupacional y ambiental en Farmworker Justice. “Los trabajadores agrícolas y sus familias han sufrido innecesariamente por exposición al clorpirifós durante demasiado tiempo”.

“Nos complace que el tribunal haya reconocido la urgencia de proteger a los niños de un plaguicida que sabemos que está relacionado con los daños del neurodesarrollo”, dijo Anne Katten, directora del Proyecto de seguridad laboral y plaguicidas en la Fundación CRLA. “El clorpirifós no tiene cabida en nuestras frutas y verduras, y mucho menos en nuestros campos agrícolas”.

“Esta decisión judicial no solo protege la salud de los niños y los trabajadores agrícolas, sino que también afirma el deber de la EPA de proteger realmente la salud pública”, dijo Kristin Schafer, directora ejecutiva de Pesticide Action Network. “Bajo esta administración, al parecer, los jueces obligan a nuestras agencias públicas a hacer frente a los intereses corporativos y hacer su trabajo”.

“Esta decisión judicial es una gran victoria para la salud de nuestros trabajadores agrícolas y nuestras familias”, dijo Mark Magaña, presidente y director ejecutivo de GreenLatinos. “La producción de alimentos no debe poner en riesgo el desarrollo neurológico de los niños ni envenenar a los trabajadores agrícolas. La EPA ahora debe ponerse del lado de la salud pública, no de las ganancias corporativas, y prohibir el clorpirifós para todos los usos”.

“Algunas cosas son demasiado sagradas para jugar a la política, y nuestros hijos encabezan la lista”, dijo Erik Olson, Director Senior de Salud y Alimentos en el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales. “La corte ha dejado en claro que la salud de los niños debe anteponerse a los poderosos contaminadores”. Esta es una victoria para los padres de todo el mundo que desean alimentar a sus hijos con frutas y verduras sin temor a dañar sus cerebros o envenenar a las comunidades”.

Lea el documento legal.

Más sobre el clorpirifós aquí.

August 9, 2018

Earth Justice