Sr. Klaus Toepfer,
Director Ejecutivo del PNUMA
Sub-Secretario General de las Naciones Unidas

4 de mayo de 2005

De nuestra mayor consideración:

El programa de las Naciones Unidas para Medio Ambiente (PNUMA) entregó el informe internacional de la evaluación de los ecosistemas del milenio. La evaluación, en donde el PNUMA ha desempeñado un papel importante, aclara que la humanidad está acabando su “capital natural”. El informe destaca “El valor de los bosques, humedales, arrecifes de coral y otros ecosistemas del mundo, en la lucha contra la pobreza y la entrega del desarrollo sustentable. Allí usted dijo que “la evaluación ecosistémica del milenio establece que los ecosistemas y servicios son financieramente significativos, y degradarlos y dañarlos es equivalente al suicidio económico”.

Los abajo firmantes queremos expresarle nuestra preocupación acerca de la autorización otorgada por el gobierno uruguayo a la instalación de dos enormes plantas de celulosa en las cercanías de Fray Bentos, que en caso de instalarse, incrementarían las emisiones de dioxinas y furanos en el país, violando así el espíritu del Convenio de Estocolmo.

Ambas empresas han asegurado que sus emisiones de esos contaminantes serán casi inexistentes y tanto el gobierno anterior como el actual parecen haberles creído, a pesar de que la Dirección Nacional de Medio Ambiente reconoció el aumento en un 1% de dioxinas que produciría sólo la instalación de la fábrica de Ence. Dado que la planta de Botnia proyecta una producción que es el doble de la de Ence, obviamente la emisión de dioxinas y furanos será muy superior a lo ya reconocido por la autoridad ambiental. Tal afirmación es corroborada por distintos estudios realizados en el entorno de plantas de celulosa de este tipo (Fuente: Stringer, Ruth y Johnston, Paul. Chlorine and the Environment: An Overview of the Chlorine Industry, Kluwer Academinc Publishers, 2001).

Por ejemplo, en una investigación sobre emisiones aéreas en una planta finlandesa con sistema de blanqueo del tipo ECF (que emplea dióxido de cloro y que es el que se utilizaría en Uruguay), se detectaron niveles altos de varias dioxinas y furanos, donde los furanos serán el componente principal. La misma investigación encontró que los niveles del principal furano hallado en el aire eran más altos en la sangre de un grupo de trabajadores de la planta de celulosa que en la población aledaña.

En otro estudio en los Estados Unidos, se analizaron los efluentes líquidos de una planta ECF y se encontraron dioxinas y furanos en el efluente que llegaba a la planta de tratamiento, en los lodos de la misma y en el agua filtrada de los lodos”

En una planta ECF en Nueva Zelanda se hallaron elevados niveles de compuestos clorofenólicos en el río y en los sedimentos del río donde se volcaron los efluentes. Las concentraciones de clorofenólicos no volvieron a los niveles normales hasta aproximadamente 20 kms aguas abajo de la planta.

Los resultados de otro importante número de estudios sobre plantas de celulosa que utilizan el sistema ECF muestran que las dioxinas que emiten continúan estando presentes a niveles detectables.

La presencia de cloro elemental (que es el principal generador de dioxinas y furanos) en plantas de celulosa ECF ocurre a través de dos formas. Por un lado, la propia producción del dióxido de cloro que utiliza la planta es acompañada por la co-producción de cloro elemental. Pero aún si ese problema se resolviera también se genera cloro elemental durante el blanqueo con dióxido de cloro. Por otro lado, se producen dioxinas en la fase gaseosa por la quema de lignina y cortezas. Para notar la importancia de estas emisiones, hay que tener en cuenta la enorme magnitud del emprendimiento.

Es decir, que si se instalan las plantas de celulosa, Uruguay aumentará sus emisiones de dioxinas y furanos, violando así el espíritu de este importante Convenio en el mismo momento en que ejerce el rol de país anfitrión en la primera Conferencia de las Partes.

Por consiguiente, consideramos imprescindible ponerle a usted y a los gobiernos que ratificaron este Convenio en conocimiento de esta situación, a los efectos de que tomen cartas en el asunto a fin de que se adopten las medidas pertinentes para evitar la instalación de estas plantas de celulosa.

Agrupación Verdecito Claro (Gualeguaychú)
ASODERN (Asociación Soriano para la Defensa de los Recursos Naturales)
Centro de Estudios Uruguayos de Tecnologías Apropiadas
Comisión Multisectorial
Foro Ecologista de Paraná
FUCVAM
Fundación 3 Soles
Greenpeace – Argentina
Grupo Eco Tacuarembó
Grupo Ecología Ñangapiré - Paysandú
Grupo Ecológico de Young - Río Negro
Grupo Guayubira
Grupo Libre Iniciativa (Concepción del Uruguay)
Ejercito Alpargatista de Liberación Nacional (Gualeguaychú)
Grupo Ñandubay, Gualeguaychú
Movimiento Mundial por los Bosques
MOVITDES, Fray Bentos
Proyecto Tierra - Paraná, Entre Ríos
RAPAL – América Latina
RAPAL – Uruguay
REDES - Amigos de la Tierra
Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación