Las plantas de celulosa y el asadito

Uno de los temas importantes del debate actual sobre las plantas de celulosa es el de la emisión de dioxinas y furanos por parte de esa industria. En el afán por lograr su instalación algunos actores, encabezados por la empresa Botnia, han apelado al simple argumento de negar que dichas plantas vayan a emitir dioxinas. Otros han sido más imaginativos, afirmando que cuando los uruguayos hacemos el tradicional “asadito” usamos leña y que este combustible emite dioxinas. De acuerdo con ellos, a nivel nacional los “asaditos” estarían emitiendo más dioxinas que las dos plantas de celulosa, por lo que no resultaría lógico oponerse a su instalación por ese motivo. ¿En qué se basan para hacer esa afirmación? Más importante aún: ¿Es cierta? El presente artículo apunta a responder a esas preguntas.

Algunos datos sobre dioxinas y furanos

Las dioxinas y furanos son compuestos químicos que tienen varias características comunes: son muy tóxicos, incluso en dosis extremadamente bajas; son persistentes, es decir no se degradan fácilmente y pueden durar años en el medio ambiente; son bioacumulables en los tejidos grasos de los organismos y se biomagnifican, es decir, que aumentan su concentración progresivamente a lo largo de las cadenas alimenticias. Dicho en forma sencilla, esto significa que, por ejemplo, los peces pequeños que se alimentan de organismos contaminados con dioxinas; son a su vez comidos por peces medianos, que a su vez son el alimento de peces más grandes. Cuando finalmente un ser humano pesca y consume ese pez grande, estará ingiriendo cantidades concentradas de dioxinas acumuladas en sus tejidos grasos.

Desde el punto de vista químico, las dioxinas (cuyo nombre genérico es policloro dibenzo-p-dioxinas - PCDD) son el nombre con el que se conoce a un grupo de 75 compuestos formados por un núcleo básico de dos anillos de benceno unidos por dos átomos de oxígeno en el cual puede haber como sustitutos de uno a ocho átomos de cloro. La dioxina más estudiada y más tóxica es la 2, 3, 7, 8 -tetracloro-dibenzo-pdioxina, conocida comúnmente como TCDD. Los furanos (cuyo nombre genérico es policloro-dibenzofuranos - PCDF) son un grupo de 135 compuestos de estructura y efectos similares a las dioxinas y cuyas fuentes de generación son las mismas.

Es importante resaltar que no todas las dioxinas y furanos tienen el mismo efecto tóxico, que no todas han sido estudiadas en detalle y que por lo tanto hay que diferenciar e identificar en cada caso de que dioxinas/furanos se está hablando.

Las dioxinas y furanos no son producidos comercialmente, ni se les conoce ninguna utilidad o aplicación. Se forman de manera espontánea, principalmente de dos modos:

- Como un subproducto de procesos industriales en los que interviene el cloro, por ejemplo en la fabricación de la celulosa, en la producción del plástico PVC, de plaguicidas y disolventes organoclorados.

- Durante procesos de combustión de compuestos organoclorados, esto es que tienen carbono y cloro en su molécula, como ocurre en los incineradores de residuos peligrosos o durante incendios accidentales de materiales o productos clorados.

Dioxinas y furanos en Uruguay

Las dioxinas y furanos se encuentran en un grupo más amplio denominado Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs), entre los que también se cuentan una serie de agrotóxicos (como el DDT) y otros compuestos industriales. Por ser los COPs sustancias altamente tóxicas, persistentes y bioacumulables, el recientemente ratificado Convenio de Estocolmo establece medidas para la eliminación y el control de los 12 contaminantes orgánicos más peligrosos, dentro de los que se encuentran las dioxinas y los furanos.

En el marco del Plan Nacional de Implementación del Convenio de Estocolmo, la Dirección Nacional de Medio Ambiente elaboró el Inventario Nacional de Liberaciones de Dioxinas y Furanos. Sin embargo, es importante saber como fue elaborado ese inventario. Para asistir a los países en la identificación de fuentes y la estimación de liberaciones de dioxinas y furanos, el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) preparó un “Instrumental normalizado para la identificación y cuantificación de liberaciones de dioxinas y furanos” (llamado el “Toolkit”).

La metodología empleada en Uruguay para la elaboración del inventario de dioxinas y furanos se basó en el Toolkit elaborado por el PNUMA, pero sin llevar a cabo una medición concreta en cada situación. Es decir, que las liberaciones anuales de dioxinas y furanos se calcularon multiplicando las “estadísticas de actividad” (por ejemplo las toneladas de producto producidas en un año por determinado sector productivo), por “los factores de emisión” (“Equivalentes de Toxicidad Internacional”). Este protocolo ha sido aplicado de la misma manera por todos los países que son parte del Convenio de Estocolmo.

Lo resultados obtenidos a partir de la aplicación del “Toolkit” se reflejan en el siguiente cuadro:


Emisiones por actividad en el año 2003
Fuente: Inventario Nacional de Liberaciones de dioxinas y furanos - Uruguay 2002/2003

 

Allí se observa que la categoría de mayor incidencia en el total de emisiones del país, es la de los procesos de combustión no controlada y dentro de esta categoría la que mayor incidencia tiene es la quema de desechos domésticos. En todos los países que se llevó a cabo el inventario utilizando el Toolkit, el mayor porcentaje de emisión de dioxinas pertenece a la incineración de desechos y procesos de combustión no controlada. Es decir, que la industria aparece como un contribuyente menor al problema, cuando es sabido que algunas operaciones industriales (en particular la producción de celulosa) han estado al origen de la inclusión de las dioxinas en el Convenio de Estocolmo.

Cuestionamientos al Toolkit

La Red Internacional por la Eliminación de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (IPEN), recomendó la no adopción del Toolkit. La principal crítica de IPEN al Toolkit, es que tiene un efecto distorsionador de las prioridades y actualmente no es una herramienta verdaderamente útil para impulsar la adopción de tecnologías limpias en el sector industrial, debido a que subestima las fuentes industriales que son las principales liberadoras de COPs y sobrestima las fuentes dispersas de COPs, como incendios forestales y quemas domiciliarias.

El Toolkit tampoco hace mención a las emisiones de dioxinas y furanos emitidas por los agrotóxicos clorados que son utilizados ampliamente en todo el mundo y nuestro país no escapa de esta realidad. Cabe recordar que en Uruguay se siguen utilizando el 2,4-D, y 2,4,5-T, que son herbicidas emisores de dioxinas. También es importante recordar que en Uruguay ha habido un aumento sustancial del uso del insecticida organoclorado, endosulfán unido a la expansión del cultivo de soja transgénica.

El Toolkit tampoco hace una clasificación del tipo de dioxinas y furanos que emite cada proceso productivo. Tal como se establece en la definición, “dioxinas” es el nombre con que se conoce a un grupo de 75 compuestos y “furanos” son un grupo de 135 compuestos. Tanto unos como otros tienen distintos niveles de toxicidad, por lo que la aplicación del Toolkit no resulta útil para determinar la importancia relativa de los distintos tipos de emisiones de dioxinas y furanos.

La leña y las dioxinas

En Uruguay se utilizan distintas maderas para leña, que en general se pueden agrupar en leña de eucalipto y leña de monte. La leña de eucalipto puede provenir de 10 o más especies distintas, agrupadas a su vez en eucalipto blanco (ej. E. globulus), rosado (ej. E. grandis) y colorado (ej. E. umbellata). Bajo la denominación de leña de monte también se encuentra un conjunto variado de más de 10 especies, que varían según las distintas regiones del país de donde se extraigan (coronilla, algarrobo, molle, espinillo, arrayán, guayabo blanco, guayabo colorado, etc.). A su vez, ambos grupos de leña pueden ser quemadas con distintos niveles de humedad (oreada, seca, muy seca).

Hasta el momento en el país no se ha hecho medición alguna sobre la posible emisión de dioxinas y furanos resultante de la quema de ninguna de esas maderas. Es decir, que toda afirmación que se haga al respecto no está avalada por estudios concretos. Además, es importante señalar que el ejemplo presentado en el Toolkit afirma que en los países europeos donde se llevó acabo la medición de dioxinas y furanos, los resultados fueron distintos aunque en todos la medición se hizo con leña no contaminada.

La última expresión (leña no contaminada) es también muy relevante. En efecto, se ha comprobado que la quema de madera tratada con pintura, preservantes, barniz, creosota, retardantes de fuego, insecticidas y funguicidas genera dioxinas y furanos. También lo hace la madera que ha estado sumergida en agua salada. La razón es muy sencilla: dichos productos químicos y la sal marina contienen cloro y la combinación a altas temperaturas de lignina (el principal componente de la leña) con cloro produce dioxinas. No se puede por ende comparar la leña contaminada con la leña virgen.

El Toolkit reconoce además que: “la vegetación varía entre regiones dependiendo de las especies, la geografía, y el clima. En consecuencia, de acuerdo a estas condiciones locales, la forma en que el fuego del bosque o de la biomasa se desarrolla, puede ser muy diferente de país a país. Dado que en la actualidad, no se dispone de datos medidos -por ejemplo incendios típicos en regiones tropicales y la influencia de su vegetación-, no se puede realizar ninguna distinción de acuerdo a las diferentes especies arbóreas o especies de cultivo en este Instrumental. Se necesitan realizar más experimentos de combustión de tales tipos de biomasas para generar más datos”.

Lo mismo es aplicable a la leña, ya que la madera de cada especie de árbol reacciona de distinta manera de acuerdo a su composición química, grado de humedad y lugar geográfico donde ha sido producida y quemada.

Es interesante señalar que en Canadá existe una organización (The Wood Heat Organization) que promueve el uso de la leña como combustible alternativo. Sin embargo, la organización enfatiza que solo se debe quemar leña limpia, sin pintura, no cargada de sal, que no haya sido tratada con preservantes, pinturas, barnices y otros productos químicos, dado que en ese caso se generan dioxinas. Es decir, que el uso de madera limpia no las generaría. Esto último tiene mucho sentido, dado que la especie humana viene usando el fuego para cocción de alimentos y calefacción desde hace millones de años sin que al parecer ello haya resultado en una liberación masiva de dioxinas originadas a partir de esa actividad. En este sentido, es importante destacar que ni las moléculas de lignina (parte leñosa del árbol) ni las de celulosa (el otro gran componente de la madera) contienen cloro, por lo que no se pueden formar dioxinas a partir de estos elementos.

Conclusiones

No se puede afirmar que la quema de leña genere dioxinas y/o furanos. Las cifras que aparecen en el inventario elaborado por la DINAMA no están basadas en ninguna investigación nacional, sino que surgen de la aplicación matemática de una herramienta cuestionada (el Toolkit).

No se pueden comparar las posibles emisiones de un proceso natural como el fuego con las de procesos industriales como la fabricación de celulosa, cuyas emisiones de dioxinas y furanos han sido comprobadas a partir de la contaminación generada en las regiones donde opera.

No se puede culpabilizar a la población que tradicionalmente prepara su “asadito”, comparando sus emisiones (no comprobadas) con las de industrias contaminantes como las fábricas de celulosa (científicamente comprobadas).

No se puede hablar genéricamente de emisiones de dioxinas y furanos sin identificar el tipo de dioxina o furano de que se trata, dado que sus niveles de toxicidad varían de acuerdo con su composición química.

Uruguay cuenta con una gran masa de plantaciones de eucalipto y con una importante experiencia en materia de uso de la leña de esas especies como combustible industrial, comercial y residencial. Se trata entonces de una importante fuente alternativa de energía, cuyo uso debe ser promovido como sustituto a las fuentes de energía fósil que impactan sobre el clima mundial.

Sin embargo, es importante que se lleven a cabo investigaciones acerca de las emisiones resultantes de su quema, que pueden resultar en impactos sobre el ambiente y la salud de la gente. Simultáneamente, deben estudiarse distintos métodos de uso de la madera como combustible (quema directa, gasificación, conversión en etanol) que aseguren la no contaminación ambiental. Los mismos tipos de estudios deben ser hechos con la leña de monte, aunque enfatizando en sus posibles impactos a nivel residencial.

Fuentes consultadas:

- Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (2004).-Dioxinas y furanos
http://www.iarca.net/pdf/dioxinasyfuranos.pdf

- Lavric, Elena, Konnov Alexander, De Ruyck Jacques (2003).- Dioxin levels in wood combustion—a review. Biomass and Bioenergy, Volume 26, Issue 2, February 2004, Pages 115-145
http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6V22-4991NGB-1&_coverDate=02%2F29%2F2004&_alid=349633548&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_qd=1&_cdi=5690&_sort=d&view=
c&_acct=C000050221&_ version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=3626ac1b219f7e6166256522a3182aed

- Nussbaumer Thomas (2004).- Emissions of PCDD/F and PAH from Private Waste Incineration
http://www.umwelt-schweiz.ch/buwal/shop/files/pdf/phpmuGUCb.pdf

- Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (2003).- Instrumental normalizado para la identificación y cuantificación de liberaciones de dioxinas y furanos
http://www.pops.int/documents/guidance/toolkit/sp/Toolkit_2005es.pdf

- Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (2005).- Proyecto de directrices sobre mejores técnicas disponibles y mejores prácticas ambientales en relación con el artículo 5 y el anexo C
http://www.pops.int/documents/meetings/cop_1/meetingdocs/sp/inf1_7/INF-7s.pdf

- Uruguay. DINAMA. Plan de Implementación del Convenio de Estocolmo (2005).- Inventario Nacional de Liberaciones de dioxinas y furanos
http://www.nip.gub.uy/docu/novedades/inventario2003.pdf

- Wikimedia (s.f.).- Dioxin
http://www.answers.com/topic/dioxin

- Woodheat Organizatation (s.f.).- A good place to learn how to burn wood better
http://www.woodheat.org/

RAP-AL Uruguay
Diciembre 2005