Maíz Mon 810 prohibido en Alemania

El 14 de abril Alemania se sumó a Francia, Grecia, Austria, Hungría y Luxemburgo prohibiendo el cultivo de maíz Mon 810, único cultivo transgénico que puede ser cultivado comercialmente en la Unión Europea (UE).

El motivo que llevó a Alemania a prohibir el maíz transgénico Mon 810 fue que el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Protección llegó a la conclusión de que éste constituye un peligro para el medio ambiente.

La ministra alemana de Alimentación, Agricultura y Protección del Consumidor, Ilse Aigner, dijo: "Hemos llegado a la conclusión de que existen razones legítimas para aceptar que el maíz modificado genéticamente MON810, constituye un peligro para el medio ambiente." Monsanto respondió con un juicio contra ese país.

La variedad MON810 es cultivada principalmente en la UE para alimentación animal - y es ahora que debe considerarse la renovación de su autorización en virtud de las normas de la UE después de la expiración de su licencia de diez años.

Uruguay: produce, comemos, pero no estamos informados

Uruguay cultiva el maíz MON 810 desde el 2003 y en el 2004 se aprueba el maíz transgénico Bt11 de la empresa Syngenta, maíz que no se siembra en ningún país de la Unión Europea.

Los cuestionamientos frente a la autorización de este cultivo transgénico han sido numerosos, tanto desde la Universidad, como de políticos y publico en general. En las conclusiones y recomendaciones del informe presentado por la DINAMA, organismo dependiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y responsable del Marco Nacional de Bioseguridad se argumenta que: “El análisis de Riesgos no ha sido conducido correctamente en ninguno de los procesos aprobados de maíz transgénico en el Uruguay”.

A pesar de las evaluaciones realizadas por científicos de la Facultad de Agronomía y posteriormente al informe elaborado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente, las mismas no han sido tomadas en cuenta; por el contrario, a la fecha se estima que alrededor del 80% del maíz que se siembre es transgénico.

Ambos maíces transgénicos los consumimos diariamente, ya sea en alimentos procesados o en subproductos de animales que han sido alimentados con maíz, sin tener la opcción de saber qué es lo que estamos consumiendo.

No se ha realizado una evaluación sobre los impactos que ha causado este cultivo en el medio ambiente y menos sobre la cantidad de agrotóxicos que se aplica sobre ellos. Poco se sabe acerca de los cultivos transgénicos y los impactos que provocan a largo plazo sobre el medio ambiente y la cadena alimentaria.

Nuestro país, acostumbra poner a Europa como ejemplo del cuidado del medio ambiente. Esta sería una buena oportunidad para seguir los pasos de Alemania: evaluar los impactos causados por este cultivo y tomar la decisión de prohibir el maíz transgénico.

También sería conveniente preguntarse por qué en ningún país de Europa se permite el cultivo del maíz transgénico Bt11 de la empresa Syngenta. ¿No será por considerar este cultivo una amenaza para el medio ambiente y las personas que lo consumen?

RAPAL Uruguay
Abril 2009