Legalización de la marihuana, cuestionamientos por producción con agrotóxicos

Junto con la legalización de la producción con fines medicinales y recreativos de la marihuana en Estados Unidos, han surgido cuestionamientos referidos a cómo limitar la exposición de los consumidores a los agrotóxicos a través de su consumo.

Muchos productores se enfrentan a limitados conocimientos y sin mayores recursos económicos, hecho que podría conducirlos al uso innecesario de agrotóxicos. Es por esta razón que algunos Estados luchan por la regulación adecuada de las prácticas de producción.

La exposición a los plaguicidas por el consumo de marihuana, puede ser más perjudicial que la exposición a través del consumo de alimentos, por ser este consumido por inhalación.

De acuerdo a Alan Schreiber , Ph.D., presidente del Grupo de Desarrollo de la Agricultura, cree que la legalización del consumo de marihuana recreativa en Colorado y Washington llevará a una importante demanda de investigación en la prevención de plagas. Actualmente, los cultivadores de marihuana carecen de apoyo institucional de las agencias federales o los servicios de extensión agrícola del estado que tiene un conocimiento limitado sobre la producción de marihuana. Existe la preocupación de la falta de investigación de campo, y el aumento de la demanda puede conducir a un uso intensivo de agrotóxicos.

Tampoco está claro sobre qué medidas aplicar para su producción. Si se considera la marihuana como un cultivo de alimento más, existen ciertos plaguicidas que no se pueden utilizar en invernáculos donde se cultivan plantas para la alimentación.

Los Estados que han legalizado la marihuana para usos recreativos y medicinales todavía están tratando de determinar cómo regular mejor los plaguicidas utilizados en su producción. Actualmente, Colorado utiliza las regulaciones existentes para la producción del tabaco en la producción de marihuana.

Sólo algunos estados de los 20 y el Distrito de Columbia, permiten el uso de marihuana medicinal, y además requieren pruebas para detectar plaguicidas y otras sustancias, como moho.

El uso de plaguicidas en la producción de la marihuana tiene implicaciones contundentes para la salud humana. Durante una reciente presentación en la Universidad Estatal de Humboldt, Jeffrey Raber, Ph.D., informó que un estudio que realizó recientemente, encontró que hasta un 70 por ciento de los residuos de plaguicidas en un capullo de marihuana puede transferirse al humo que se inhala. Este escenario de exposición es único, ya en que la marihuana no puede ser lavada antes de su consumo y el organismo humano no tiene filtros para las sustancias que se inhalan, a diferencia de la comida que se digiere.

El diario Times-Standard informó que el Dr. Raber dice que en alrededor de un 10 por ciento de las pruebas realizadas sobre la marihuana medicinal en su laboratorio se registraron positivamente plaguicidas, y en muestras aleatorias más de un 35 por ciento mostraban rastros de plaguicidas. Esto podría indicar que la marihuana se somete a una mayor exposición a plaguicidas, que los propios alimentos.

"Creo que todo esto significa que realmente, necesitamos algunas regulaciones serias dentro de California para obtener nuestro suministro libre de agrotóxicos, especialmente en el contexto del paciente médico, " el Dr. Raber dijo al Times -Standard. "Estas son personas que están inmunodeprimidos, o bajo tratamiento de quimioterapia, o muy enfermas con cargas antibacterianas. No los podemos someter a más contaminantes potencialmente dañinos, cuando están mirando a esta, como una fuente de medicina".

Lecciones para tener en cuenta en Uruguay

- La producción de marihuana puede llegar a utilizar una cantidad importante y tóxica de agrotóxicos.
- Residuos de agrotóxicos que se han encontrado en los capullos de marihuana pueden transferirse al humo que se inhala.
- La exposición a los plaguicidas por el consumo de marihuana, puede ser más perjudicial que la exposición a través del consumo de alimentos.

- La aplicación de la regulación del uso de agrotóxicos para la producción de marihuana debe ser diferente que para los alimentos, el riesgo es mayor por las características de su consumo.

- Estudios sobre posibles plagas debe ser una urgencia, el no realizarlo puede llevar a un uso masivo de agrotóxicos e innecesarios.

- La producción de tabaco utiliza insecticidas, como: carbaril, carbofuran, clorpirifos, entre otros, todos altamente contaminantes tanto para el ambiente como para la salud de las personas.

- El ser humano no tiene filtros para las sustancias que se inhalan, a diferencia de la comida que se digiere.

- La producción de la marihuana para uso medicinal debe controlarse aún más, los enfermos son los más vulnerables a nuevas sustancias tóxicas, como lo son los agrotóxicos.

- Medios de comunicación alertan hace meses que, Uruguay estaría apostando a producir marihuana transgénica, o sea el uso de agrotóxicos sería inminente.

Si el cultivo de marihuana se realiza utilizando el mismo paquete tecnológico de agrotóxicos que se utiliza en la agricultura, seguramente aumentaremos los problemas de contaminación en el medio ambiente y también de los consumidores.

María Isabel Cárcamo

Enero 2014