Monsanto y el artículo de Seralini del 2012. Monsanto orquestó la retractación

Un nuevo artículo científico analiza la publicación de Séralini del 2012 y el furor que causó

GM WATCH. Traducido por RALLT

Con la publicación de los Monsanto Papers en agosto de 2017, se dieron nuevas luces sobre la muy publicitada retractación de un estudio realizado en 2012 por un equipo principalmente francés dirigido por el profesor Gilles-Eric Séralini.

El estudio encontró serios daños a la salud de las ratas de laboratorio por el consumo de dos de los productos de Monsanto, el maíz GM NK603 y el herbicida Roundup, que el maíz está diseñado para tolerar, alimentado a dosis ambientalmente relevantes. El nuevo documento revisa la historia de la retractación y describe cómo fue diseñada por Monsanto con la aparente colusión del editor en jefe de la revista.

Un documento recientemente publicado por la Dra. Eva Novotny, "Retracción por corrupción: el documento Séralini 2012", compara el ensayo de alimentación a ratas del equipo Séralini con otro ensayo previamente publicado por científicos de Monsanto. El estudio de Monsanto concluyó que el maíz transgénico es “seguro y nutritivo”, pero en ese ensayo, no se investigó los efectos del Roundup y duró sólo 90días; demasiado corto para examinar los efectos a largo plazo, en comparación con el período de dos años del estudio Seralini.

Debido a que los resultados del estudio Séralini pusieron en duda la seguridad de todos los cultivos transgénicos (porque ningún alimento transgénico a sido aprobado a partir de estudios de alimentación a largo plazo), y también la seguridad del ampliamente utilizado herbicida Roundup de Monsanto, el futuro de Monsanto y el futuro de los cultivos transgénicos en general estaban de repente en peligro. La publicación del artículo de Séralini causó una gran cantidad de críticas que ignoraron la posibilidad de que estos productos perjudicaran la salud de las personas o los animales que consumían el maíz o las huellas del herbicida en los cultivos alimentarios.

Este artículo científico comienza con una descripción del documento anterior realizado por científicos de Monsanto, destacando lo que el Dr. Novotny ve como las deficiencias del diseño y comparándolo con el documento de Séralini. Ella afirma que a pesar de varias fortalezas relativas del estudio de Séralini, los críticos lo denunciaron severamente, alegando que utilizó la cepa "equivocada" de rata y no suficientes ratas por grupo (solo 10), aunque estos aspectos eran esencialmente los mismos que en Monsanto.

Aunque Monsanto tenía 20 ratas por grupo, solo se usaron 10 animales de cada grupo en el análisis de sangre y orina; y no se dio ninguna explicación del método de selección. Esto dejó abierta la posibilidad de que las ratas más sanas fueran seleccionadas de grupos alimentados con maíz GM y las menos saludables fueran elegidas del grupo de control, minimizando así cualquier diferencia entre los grupos de tratamiento y control.

Lo que está en juego aquí es el tiempo que duraron los dos estudios. Para un estudio a largo plazo de dos años, como el de Séralini, algunos científicos sostienen que se necesitan más ratas que en un estudio sub-crónico de 90 días, como el de Monsanto. El objetivo del uso de más ratas es que las enfermedades relacionadas con la edad, que ocurren naturalmente en las ratas más viejas, no se confundan con los efectos de la sustancia bajo prueba. Sin embargo, los protocolos estándar de toxicidad a largo plazo de la OCDE, aunque recomiendan el uso de 20 ratas por sexo por grupo, solo requieren 10 por sexo por grupo para analizar la química sanguínea y urinaria, la misma cantidad que Séralini usó y analizó. Por lo tanto, el estudio Séralini es comparable a estos protocolos de la OCDE con respecto al número de ratas analizadas.

La Dra. Novotny afirma que las críticas al estudio Séralini se basaron en gran parte en la suposición incorrecta de que era un estudio de carcinogenicidad, aunque el documento se titulaba “Toxicidad a largo plazo del herbicida Roundup y un maíz genéticamente modificado tolerante a Roundup”. Además, los autores declararon en su introducción que no tenían ninguna razón o intención de llevar a cabo un estudio de carcinogenicidad. La importancia de la distinción entre un estudio de carcinogenicidad y un estudio de toxicidad es que la investigación de carcinogenicidad requiere al menos 50 ratas por grupo para evitar un “falso negativo”, es decir, no detectar instancias de una ocurrencia rara. Pero el estadístico Paul Deheuvels respondió que el solo hecho de que los incrementos en los tumores se hayan visto en el experimento Séralini en grupos de solo 10 animales hace probable que el efecto sea real.

Cualquiera que sea el lado del argumento en el que uno caiga sobre el número de ratas, la necesidad de informar el desarrollo de tumores en los estudios de toxicidad no está en duda. Los estándares establecidos por la OCDE para los estudios de toxicidad requieren que se informe el desarrollo de tumores. En este sentido, habría sido una negligencia si el equipo de Séralini no hubiera dicho nada acerca de los tumores.

El estudio de Monsanto mostró diferencias estadísticamente significativas entre las ratas alimentadas con transgénicos y los controles, pero la Dra. Novotny explica que éstas fueron descartadas como “no significativas biológicamente”, una suposición científicamente inválida porque no se presentaron pruebas para respaldarla. La muerte de una rata también se descartó con confianza por no estar relacionada con la dieta, aunque no se pudo determinar la causa de la muerte.

Al comparar el estudio de Monsanto con el de Séralini, la Dra. Novotny argumenta que el diseño del estudio de Monsanto se queda corto. Por ejemplo, la dieta base utilizada por Monsanto, incluida la de las ratas de control, casi seguramente incluiría una gran proporción de otros organismos modificados genéticamente. El equipo de Seralini, por otro lado, cultivó su alimentación especialmente y probó su dieta base para detectar OGM, sin encontrar ninguno.

Sin embargo, a pesar de estos factores, todas las críticas recayeron sobre el estudio de Séralini, que encontró daños relacionados con el maíz transgénico y el Roundup, y no se formularon críticas contra el estudio de Monsanto, que declaró que el maíz transgénico es seguro y nutritivo.

Entre los que desestimaron los resultados de Séralini se encuentran la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Sin embargo, algunos expertos de la EFSA tienen vínculos con la industria biotecnológica y la agencia defendía esencialmente su propia opinión previa de que los transgénicos son seguros.

La Dra. Novotny relata que un crítico importante que consultó con Monsanto sobre qué decir a modo de denuncia, fue el Prof. Richard Goodman, quien luego fue nombrado editor asociado de biotecnología por el editor en jefe de la revista, quien había publicado tanto los artículos de Monsanto como de Séralini. Inusualmente, se realizó una segunda revisión por pares del estudio Séralini, con (nuevamente inusualmente) la evidencia de los datos en bruto. Nada malo podría ser descubierto; pero, 14 meses después de que el documento de Seralini apareció por primera vez en línea en la revista, el editor en jefe, A. Wallace Hayes, se retractó del documento por el mero hecho de que los datos no eran “concluyentes”. Esta es una razón única y no reconocida para la retractarse de un artículo científico.

La Dra. Novotny responde que la mayoría de los artículos científicos deben considerarse no concluyentes. El retractarse condujo a otra ronda de represalias, esta vez de científicos independientes que señalaron el tratamiento injusto de los artículos que encontraron daños producidos por los productos transgénicos, en comparación con aquellos que encontraron que estos eran seguros. Eventualmente, el periódico fue republicado por otra revista.

Ultimas investigaciones

Desde la publicación del estudio Séralini, nuevos estudios científicos han encontrado que la mayoría de las dietas estándar para roedores probadas que se usan como base para la alimentación de ratas en ensayos de laboratorio están contaminadas con pesticidas y transgénicos no etiquetados. Esta contaminación arroja dudas sobre la fiabilidad de todos los estudios previos, que utilizaron estas dietas pero que no controlaron los elementos mencionados.

Otros estudios respaldan aspectos del trabajo de Seralini, incluido un análisis molecular de los tejidos corporales de las ratas alimentadas con la dosis más baja de Roundup, que demostraron que padecían una enfermedad de hígado graso no alcohólico.

Monsanto orquestó la retractación

La Dra. Novotny relata que la forma como se produjo la retractación del documento de Séralini quedó clara cuando los correos electrónicos internos, memorandos y otros documentos de Monsanto fueron publicados para su publicación por el juez en un caso legal acusando a Monsanto de causar linfoma no Hodgkin en personas que usan Roundup. La revelación se hizo después de que Monsanto no tomó las medidas necesarias para proteger este material. Los correos electrónicos revelan cómo Monsanto se cuidó de permanecer encubierta, mientras instaba a los científicos pro transgénicos a escribir en la revista para denunciar el estudio Séralini.

El editor en jefe de la revista, que tenía un acuerdo de asesoría paga con Monsanto, parece haberse confabulado activamente con Monsanto e incluso alentó a los científicos de Monsanto a ofrecerse como revisores para la segunda revisión de pares. Debió haber sabido que atacarían ferozmente cualquier investigación que arrojara dudas sobre la seguridad de sus lucrativos productos. No se ha revelado quienes fueron los revisores reales.

El artículo de la Dra. Novotny sobre los acontecimientos que rodearon el estudio Séralini revela las profundidades del engaño y la negligencia a la que recurrirán algunos científicos y corporaciones para proteger sus productos, incluso cuando saben o sospechan que esos productos están dañando al público. La revista que se retractó del estudio, Food and Chemical Toxicology, ya no tiene a Goodman y Hayes en su junta editorial, pero su ed itor Elsevier debería publicar una disculpa para el equipo de Seralini, por el rol que jugó su revista en este asunto y el daño resultante a la reputación de los científicos involucrados.

El artículo en inglés puede encontrarse en:
Novotny E (2018). Retraction by corruption: the 2012 Séralini paper. Journal of Biological Physics and Chemistry 18 (2018) 32–56.

Tiene error

Reumen aquí