La resistencia de las plagas aumenta en contra de los cultivos transgénicos

Se registran cada vez más casos de resistencia de los insectos a la proteína Bt de las plantas genéticamente modificadas para ser protegidas contra ataques, según un estudio publicado el lunes, 10 de junio en la revista Nature Biotechnology. Los autores de este trabajo han revisado 77 estudios realizados en ocho países de los cinco continentes, a partir de datos extraídos de los campos que albergan cultivos transgénicos, principalmente maíz y algodón.

Las plantas se modifican genéticamente para desarrollar una proteína bacteriana (Bacillus thuringiensis, Bt), tóxica para las plagas. De los trece tipos de plagas estudiadas cinco especies se volvieron resistentes en 2011, frente a sólo una en 2005. La plaga se considera resistente cuando más de 50% de los insectos de u campo han desarrollado una resistencia. De los cinco insectos resistentes, tres atacan campos de algodón y dos de maíz.

Una adaptación inevitable

Tres de los cinco casos de resistencia han sido identificados en los Estados Unidos, hogar de la mitad de las superficies modificadas genéticamente que producen la proteína Bt, los otros dos en Sudáfrica e India. Otro caso de resistencia fue identificado en los Estados Unidos, pero menos de 50% de los insectos del campo la han desarrollado.

En este contexto, los científicos han demostrado que el tiempo de aparición de la resistencia varía significativamente dependiendo de las prácticas agrícolas. En el peor de los casos, los signos de resistencia surgieron después de dos o tres años, mientras que en otros casos las plantas de OGM seguían siendo eficaces contra las plagas quince años después.

La diferencia viene de la práctica o no de "refugios seguros" o parcelas de plantas no transgénicas plantadas junto a campos transgénicos. Esta configuración reduce la probabilidad de que dos insectos se reproduzcan y transmitan el gen resistente a la proteína Bt. Los autores del estudio creen que la adaptación de las plagas a las plantas transgénicas Bt es inevitable, pero los refugios ayudan a reducir su velocidad.

Le Monde 10/06/2013